La maestra no le quedo otra opción que buscarlos rápido cuando el les contó este secreto de su padre

Ser profesor es una labor que requiere de mucho esfuerzo y trabajo, especialmente cuando se trata de niños.

Anuncios

En estos casos, es muy importante ser cuidadoso con los pequeños, pues son muy sensibles.

Además, debemos esforzarnos para que aprendan a la vez que no los hostigamos exigiéndoles demasiado.

No obstante, la vida de un estudiante no es para nada fácil, pues están expuesto a muchas cosas.

Aun si están pequeños pueden pasar por situaciones que le roben la tranquilidad. Por eso, los profesores deben ser observadores y saber cómo lidiar con esta situación. Muchas veces, esto no es algo que se aprenda en un centro de estudio, sino que se aprende con la experiencia.

Un ejemplo de la situación antes descrita es Camden, un adorable niño de 4 años. Él estudia en preescolar en una escuela de Iowa, Estados Unidos. Su maestra lleva por nombre Nancy Bleur y tiene una edad de 54 años. Sin duda, su experiencia adquirida a través de los años en su trabajo es una gran ventaja para ella y sus estudiantes.

Nancy es una profesora que haría lo que fuera por ver a sus estudiantes felices y aprendiendo mucho. Ella se preocupa por todos por igual y trata de enseñarles lo más que puede. Sin embargo, conoce que hay circunstancia que pueden contribuir a que el niño tenga problemas de aprendizaje. Muchas veces, no es que no puedan aprender, sino que algo les roba la concentración.

LA MAESTRA NOTA UN CAMBIO REPENTINO.

Ese era el caso de Camden, en quien Nancy había notado un cambio algo repentino. Al observarlo varios días en la misma situación, ella se propuso investigar lo que le estaba sucediendo. Empezó por preguntarle al niño qué le sucedía, pero él se negó decir que en su casa ocurría algo malo. Sin embargo, luego de un poco de insistencia, el niño decidió hablarle toda la verdad a su maestra.

Anuncios

El problema era su padre, un hombre de unos 34 años de edad que tiene por nombre Darreld Petersen. Su padre era quien estaba provocando que el niño estuviera pasando por una situación tan amarga. Y es que, luego que lo llevaran al hospital, el médico le dijo que sus riñones tenían problemas. Al escuchar esto, su maestra quedó sin aliento. Sin embargo, decidió poner manos a la obra y contactó de inmediato con la familia.

Al hablar con Darreld, este le confirmó lo que su hijo ya le había dicho. Sus riñones estaban funcionando a penas al 20% de su capacidad. Según los médicos, a ese paso, solo le quedaban unos meses de vida. Esto puso muy triste a Nancy y, pudo comprender la situación que estaba viviendo su estudiante. Pero ella no se quiso quedar de brazos cruzados.

SE PROPONE AYUDAR.

La maestra ahora se dispuso a ayudar en lo que pudiera, así que se sometió a varios exámenes. Con dichos exámenes se descubrió que ella y el padre de Camden eran compatibles para un trasplante de riñones. De modo que la mujer se ofreció a donar el riñón que le hacía falta a Darreld. Esta noticia alegró mucho a la familia, pero especialmente al Camden, su estudiante.

En cuestión de días, ambos ya estaban siendo sometidos a una serie de procesos para hacer posible el trasplante. Poco después se realizó la operación y fue todo un éxito. Gracias a eso, Darreld de 34 años, pudo recuperar su vida y devolverle la alegría a su hijo. Después de aquello, la familia de Camden y la maestra se han vuelto muy buenos amigos.

No hay dudas de que esta maestra tiene un gran corazón y de verdad se interesa por sus estudiantes. ¿Quién más donaría un riñón solo porque uno de sus alumnos está triste porque su padre está a punto de morir? Verdaderamente esta maestra hace un trabajo fenomenal y merece ser reconocido. Si crees que Nancy tiene un gran corazón, comparte este artículo en tus redes sociales.

Anuncios